miércoles, 25 de marzo de 2015

Querida Teresa

Te escribo hoy con nombre propio aunque éste no debería nunca haber trascendido.
Tampoco que estabas casada, que no tenias hijos y tenias un perro.
Conocemos también que éste llevaba el nombre de una famosa espada.
Es mas, se siguen con lupa cuáles fueron tus movimientos en tus días libres: algo absolutamente intimo, personal y carente de importancia salvo para ti y los tuyos.

Nada de eso debería importar ; ni a mi ni a nadie. Sólo a ti.
O mejor dicho, a tí y a aquellos que deben velar por la salud pública pero siempre dentro de la más estricta confidencialidad.
SI, es información relevante pero no debe ser conocido, de modo público y general,  el dónde y por qué falló una cadena letal que te ha llevado a todos los hogares españoles que se refieren a ti -por tu nombre de pila- sin haber tenido el gusto de conocerte.
Es cierto que es necesario determinar muchas cosas: fallos, protocolos, errores; que hay que dar explicaciones fundamentadas y serias.... pero no debes darlas tú.
Al menos no debes sentirte obligada a hacerlo de modo público y con tu salud mermada.

Estas enferma, muy enferma.
Debería bastarnos con eso para respetar tu intimidad, ésa que hemos violado en masa, al extender todo tipo de detalles personales que creo que han llegado demasiado lejos.

Te has contagiado mientras realizabas tu trabajo. Quizá el mundo sanitario no es consciente de que existen peligros reales ante los que nos enfrentamos cada día; que podemos minimizar con una buena y necesaria formación pero no eliminar del todo.
Sigue habiendo enfermedades mortales para las que la medicina no tiene cura.
Hay que minimizar los riesgos pero no olvidar que en la lucha desigual con la muerte ella gana siempre.
Somos humanos y morimos.Y en África, a miles.
Nadie levantó la voz ni fué su imagen mostrada en los diarios de tirada nacional cuando la mortalidad azotaba a otro continente.
¿Nos importa el Ébola más porque ahora lo tenemos cerca?. Ésta es la pregunta clave.

Este hecho no quita que haya que pedir y exigir con toda firmeza que las cosas se hagan bien, se expliquen bien, se planifiquen bien y lleguen a quienes deban hacer uso de ellas para ponerlas en práctica.

Pero de aquí a entrevistar a enfermos en televisión contestando con un hilo de voz,  perseguir a su familia para que conteste a preguntas que a nadie interesan y convertirnos todos, por arte de magia, en expertos veterinarios que habrían salvado a "Excalibur" sin duda ( y sin la más mínima información)...hay un largo camino por recorrer.

Y yo no quiero recorrerlo a cualquier precio; me interesa tu salúd pero no en el telediario, los avances en esclarecer los hechos que han llevado a tu contagio pero no en tertulias poco serias y sin ninguna formación científica atizadas para mantener las ascuas de un fuego  que no lleva a ningún sitio; no me interesa tu vida, la pasada, presente y futura si es para hacer de ella un "reality show".

De ti me interesa que te contagiaste trabajando, que quizá fallaron algunos eslabones más de la cadena  de los que de verdad se cuentan y que no debe volver a ocurrir; que como sanitaria y como persona has podido equivocarte pero incluso a eso tienes derecho.
No sé cómo  lo hubiéramos hecho los demás pero en cualquier caso no somos quienes para juzgarte.


Ma gustaría que pensaras en ti y en tu recuperación; que guardes tus fuerzas para eso.
Y también que llegue para ti la curación y el descanso, cuando esta furia pase, que tanto merece un enfermo en el proceso de sanar.

5 comentarios:

  1. Ahí va, hemos escrito una entrada muy parecida... Se echaba de menos el enfoque personal. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Marian acabas de expresar estupendamente lo q la mayoría de sanitarios pensamos...gracias...ojalá lo leyera ella lo comportó pq creo q esta opinión sensata y real debería llegar a la mayoría.

    ResponderEliminar
  3. Toda la razón. Y desde todos los confines del mundo, deseamos que se mejore.

    ResponderEliminar
  4. ¡Estoy muy contenta con el resultado del examen ! ¡Teresa lleva todas las de ganar!

    ResponderEliminar